¿CONOCES LOS RIESGOS DE LA TOXOPLASMOSIS?

jamon

Sabemos que durante el embarazo hay muchas cosas que no puedes comer, otras que se deben limpiar o cocinar de una forma específica, otras que te sientan peor que antes… pero… ¿por qué?

La toxoplasmosis es una de esas enfermedades infecciosas que me traen de cabeza. Lo relaciono, principalmente, con el embutido o la carne poco hecha. Nada, fuera de la dieta. Pero luego te dicen que puedes comer el embutido si ha estado congelado al menos 48 horas, porque las bajas temperaturas matan el parásito que la causa. Otros te dicen que el embutido, si es bueno… no tiene riesgo…

Y luego lees un artículo sobre cómo puede afectar la enfermedad al feto… y se te quitan las ganas de comer jamón (bueno, quitarse, quitarse…. no… pero te lo piensas dos veces antes de hincarle el diente). Es lo que me ha pasado al leer un artículo de http://www.guiainfantil.com. He investigado un poco más, y aquí os dejo algunas conclusiones. A ver si entendemos de qué va esto un poco mejor.

En primer lugar, hay que dejar claro que no todas las mujeres deben tener cuidado con la enfermedad. Las que ya la han  tenido (y seguramente ni se han enterado) han desarrollado inmunidad, así que no corren peligro de transmitir la infección a sus bebés. Pero cuando una mujer embarazada contrae la toxoplasmosis por primera vez, existe un 40 por ciento de probabilidades de que transmita la infección al feto. Se sabe si una mujer la ha pasado o no con un simple análisis de sangre.

Riesgos de la toxoplasmosis para el bebé

El riesgo y la gravedad de la infección del bebé van a depender del momento del embarazo en que la madre contrae la infección. Según los expertos, si la mujer embarazada se contagia durante los tres primeros meses del embarazo, aproximadamente un 15 por ciento de los fetos también se infecta. Si la madre se infecta durante el segundo trimestre del embarazo, la probabilidad de que el feto se contagie aumenta un 30 por ciento. Y en el tercer trimestre, hay un 60 por ciento de probabilidades de que el feto se infecte. La toxoplasmosis se transmite al feto a través de la sangre, traspasa la placenta.

Cuando la mujer enferma durante el embarazo, la toxoplasmosis puede provocar un aborto espontáneo o el nacimiento sin vida del bebé. Aproximadamente, uno de cada diez bebés nace con una infección de toxoplasmosis evidente. Algunos pueden morir a los pocos días de nacer, mientras que los que sobreviven pueden sufrir de infecciones en los ojos, en el hígado o en el bazo. Otros, pueden tener neumonía y presentar ictericia (ojos y piel amarillentos), o padecer dolencias más graves como retraso mental, parálisis cerebral, ataques de apoplejía y otros trastornos.

Prevenir la toxoplasmosis en el embarazo

Una mujer embarazada sin anticuerpos para la toxoplasmosis debe extremar las precauciones que le ayuden a reducir la probabilidad de contraer la enfermedad.

1. Gato. Los gatos son uno de los principales transmisores del parásito que provoca la infección. El gato infectado transmite la enfermedad a través de sus heces. Sin embargo, si se toman las precauciones y las medidas higiénicas adecuadas, los gatos no representarán peligro alguno. Es recomendable evitar tocar o limpiar sus cosas y utilizar guantes. Cuando el gato come una carne infectada al tener contacto con roedores, por ejemplo, contrae la enfermedad. Los parásitos de sus heces pueden ser llevados por el viento y legar a depositarse en la superficie de frutas, verduras y legumbres. Si tienes un gato en casa, elige una alimentación a base piensos, y procura que el gato salga lo menos posible de casa.

2. Carne cruda y embutidos. El consumo de carne cruda o mal cocida puede ser la causa de contraer la enfermedad. Los embutidos constituyen un capítulo a parte, ya que al ser carne curada también pueden ser transmisores de toxoplasmosis. Por este motivo, si la embarazada no ha pasado la enfermedad es conveniente no comer chorizo, salchichón, jamón serrano o ibérico, longaniza o lomo embuchado. Por este mismo motivo, es mejor no tomar ahumados o productos en salazón como salmón o anchoas.

3. Verduras, frutas y legumbres. La toxoplasmosis también se puede transmitir por el consumo de frutas, verduras y legumbres sin lavar. Es aconsejable que, antes de consumir esos alimentos, se laven a conciencia utilizando algunos productos de farmacia o usando una gota (sólo una) en el agua de productos como Amukina, en la que deben ser remojados durante, al menos, 5 minutos. Si tienes huerta en casa… trabájala con guantes, puesto que la tierra también puede contener el parásito.

4. Hay que evitar también el consumo de agua que pudiera estar contaminadaleche no pasteurizada (especialmente la de cabra), y utilizar cuchillos que han cortado carne cruda y que pudieran estar contaminados por no haber sido bien lavados.

¿Qué pasa si una mujer embarazada se infecta?

A través de los análisis de sangre, las mujeres embarazadas están muy controladas. Y hay medicamentos que ayudan a detener la infección para evitar daños al feto.

Anuncios

Un comentario sobre “¿CONOCES LOS RIESGOS DE LA TOXOPLASMOSIS?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s