Salud. Usos de la homeopatía en niños y bebés. Muy recomendable.

¿Conocéis las homeopatía? ¿Soléis recurrir a ella en caso de enfermedad, malestar o trastorno?

La homeopatía, al contrario que la medicina convencional, no trata sólo los síntomas de un malestar, sino también el origen del problema de forma que todo funcione correctamente de forma natural, sin invasiones que puedan dañar otro órgano o crear otro problema ¿os suena? Es muy normal que te tomes una medicación para un dolor y ese medicamento te deje mal otro órgano como por ejemplo el estómago o te altere el Ph… para lo que luego tendrás que tomar otro.

Yo en mi día a día uso bastante los medicamentos homeopáticos para prevenir (cuando se acerca el frío y tenemos que reforzar defensas, por ejemplo), con resfriados y dolores leves, e incluso para ayudar a los estados de ánimo de la familia (épocas más nerviosas, de sueño intranquilo, para tener más energía…).

Uno de los puntos fuertes de la homeopatía es que al no ser invasiva es apta para niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas mayores o pacientes polimedicados… e incluso son una alternativa para personas con alergias a algunos medicamentos. Puedes usarse como sustituto de algunos o como complemento a ellos.

Y además suelen ser productos muy fáciles de tomar, porque o se disuelven en agua o la leche del biberón o se presentan en pequeñas esferas de sacaras y lactosa que se deshacen en la lengua. Mis hijas los llaman los “caramelitos” y por su sabor dulce no les ponen ninguna pega.

Existen tratamientos homeopáticos para irregularidades en el sueño, para la dentición, los gases, los resfriados, los dolores musculares, el estreñimiento… un montón de situaciones que hacen que los niños sientan malestar.

Hay muchas fuentes de información sobre la homeopatía, y no cabe duda que consultar con un especialista para un caso concreto siempre es la mejor opción. Pero por si os es de utilidad os dejo la página del líder en este sector: Laboratorios Boiron. También podéis suscribiros a la newsletter mensual Suma Salud para estar al día, con vídeos, infografías, decálogos, consejos saludables, posts sobre maternidad… con el aliciente de que al estar suscrito participas en el sorteo mensual de distintos obsequios como productos, libros de homeopatía…

Para los que todavía no tengáis muy claro para qué se puede utilizar la homepatía en los niños, os comparto esta infografía que he encontrado en la cuenta de Pinterest de este laboratorio.

¿Qué me decís? ¿Habéis probado ya?

decalogo_homeopatia_usos_bebes

 

 

 

¿Qué es eso del virus manos-pies-boca? Síntomas, contagio y tratamiento.

Hace poco me llegó una nota del cole de las niñas diciendo que habían detectado algún caso del virus manos, pies, boca y que estuviéramos alerta por si viéramos algún síntoma a los niños.

img_6324

A mi el nombre me sonaba, pero no tenía muy claro de qué estábamos hablando. Así que me puse a investigar. Hoy intentaremos aclarar un poco qué es este virus, cómo se contrae, cuáles son los síntomas y cómo se cura. 

Parece que la enfermedad de manos, pies, boca en la mayoría de los casos es causado por un virus llamado Coxsackie A16. Resulta que es un virus que afecta normalmente a niños menores de 10 años. Los adolescentes y los adultos la puedo encontrar, pero no es tan normal.

La época más favorable para la transmisión de este virus es el verano y principios del otoño y es contagiosa, principalmente en la primera semana de enfermedad. ¿Y cómo se transmite? Pues a través de pequeñas gotitas de aire que se liberan cuando la persona enferma estornuda, tose o se suena a la nariz. Puede que sea por el aire o por tocar algo infectado como objetos, heces o líquidos.

img_6325

El curioso nombre que identifica el virus tiene mucho que ver con sus síntomas, ya que además de fiebre, dolor de cabeza y pérdida de apetito suele conllevar la erupción de sarpullidos rojos planos que pueden convertirse en pequeñas ampollas en las manos, los pies y en la zona del pañal. Además pueden salir úlceras en la garganta, en la boca y en la lengua. Además, puede ocurrir que unas semanas después de la enfermedad, se caigan las uñas de manos e incluso pies. Sin dolor ni complicaciones, simplemente puede que se despeguen y salgan nuevas.

El tiempo de incubación es aproximadamente de 3 a 6 días.

Como ocurre en todos los casos de virus, el tratamiento no va más allá de aliviar los síntomas. Para la fiebre se recomienda tomar paracetamol o ibuprofeno. Para las úlceras en la boca se recomienda enjuagues bucales con agua con sal (media cucharada de sal en un vaso de agua tibia) y geles orales. Como en casi todas las enfermedades se aconseja tomar mucho líquido pero en este caso se recomienda no tomar bebidas gaseosas ni zumos ya que su contenido ácido puede incrementar el ardor en las úlceras. Lo mismo ocurre con la comida caliente, el exceso de sal y de dulce: mejor evitarlos.

Una vez comienzan los síntomas, la enfermedad debería remitir en un plazo de 5 a 7 días. En cualquier caso es recomendable volver al médico si la fiebre no baja, hay rigidez en el cuello o hay síntomas de deshidratación.

Así que ya sabéis, si tenéis algún enfermo cerca… lavaos las manos con asiduidad y enseñad a vuestros hijos a hacer lo mismo. La higiene es fundamental para que no se transmita, ya que no se puede hacer nada más para prevenirla y no hay vacuna disponible.