Decoración: Sin cabecero en el dormitorio

Ya hemos hablado en alguna ocasión de la infinidad de opciones que hay para que tengas un cabecero chulísimo en tu dormitorio. Incluso muchas veces tú mismo puedes hacerlo.

Pero hay veces en que la opción del cabecero puede que no te convenza, bien porque no encuentres uno que te encante, o bien porque la pared no es uniforme y prefieres no ponerlo.

Pues estamos de suerte porque también hay muchas opciones para la cabecera de tu cama y que no pasan por un cabecero “al uso” pero siguen siendo un elemento decorativo con estilo.

Podemos hacer una repisa de obra detrás de la cama, colocar la cama debajo de una ventana, pintar la pared con algún motivo rompedor, utilizar viejas ventanas o puertas restauradas, espejos, poner un cuadro (o dos) grande (no me gustan los cuadros pequeñitos en esta pared, a no ser que sean muchos y el conjunto sea grande) que le de protagonismo a esa pared y la cama… Yo creo que hay que poner algo especial en la pared donde se apoya la cama para darle importancia dentro de la habitación. Dejar esa pared con una pintura blanca y simple me parece… no sé… muy soso y desanjelado.

Os dejo algunos ejemplos de estas opciones. ¡Espero que os gusten y que paséis un estupendo fin de semana!

 

Anuncios

¿Te atreves a decorar tu casa con vinilos?

Esto sí que es una novedad… hace unos años ni nos hubiéramos planteado decorar la casa con vinilos, ¿verdad? Pintura, papel pintado (os dejo el enlace al post sobre esta opción aquí), madera… eso es lo habitual pero ¡esta opción ha llegado para quedarse!

A mi la verdad es que es algo que no me atraía demasiado, hasta que vi en la casa de mi hermana algún detalle de pequeños vinilos en dos paredes que me parecieron originales y graciosos. ¿Os acordáis de aquél post y los vinilos de café y vino? Si no os pinchad aquí para volver a verlo.

El caso es que me picó la curiosidad, así que he buscado más ejemplos para “ponerme al día”. ¡Tienen un montón de utilidades! No sólo para decorar paredes (a mí personalmente me han gustado más los que son detalles que los que cubren prácticamente toda una pared, creo que me cansaría de uno grande), sino también para decorar puertas, diferenciar estancias, poner mensajes filosóficos de esos que ahora están tan de moda… incluso para identificar la casa del ratoncito Pérez o para dar un toque divertido a neveras, interruptores, inodoros… súper originales y divertidos.

Además, he descubierto que los vinilos decorativos ofrecen muchas ventajas frente a lo tradicional como la pintura o el papel pintado. Para empezar son fáciles de colocar; sin tiempo de secado, ni olores, ni gases tóxicos. No necesitas a ningún profesional para ponerlo; lo compras y colocas tú mismo. Además, suelen tener un precio bajo y tienen acabados a todo detalle y con colores muy nítidos que no se deterioran ni decoloran con la luz natural. Pero sin duda la mayor ventaja que veo es que cuando te canses de él lo puedes retirar. Sin coste, sin mucho tiempo, sin llamar a un profesional. Algunos incluso son reutilizables. La cara B de esto es… ¿podrán hacer lo mismo los niños cuando quieran?

¡A ver qué os parecen éstos! Podréis encontrar toda la información sobre las fotos en mi Pinterest DECORACION-VINILOS.

Para la cocina o comedor:

En el salón:

Como sustituto de cabeceros en los dormitorios:

Para decorar puertas:

Para hacer que los interruptores y enchufes sean parte de la decoración:

Otros usos divertidos (neveras, inodoros, espejos, medidores, casitas del ratón Pérez, rayuelas…)

Combinados con otros elementos como baldas, extintores, marcos de fotos…

¿Qué opináis? ¿Os convence esta opción para decorar la casa?

Espero que os gusten. ¡Feliz fin de semana!