Santander con amigos y niños en tres días.

¿Os habéis tomado unos días de vacaciones navideñas? Nosotros adelantamos nuestra escapada al fin de semana antes del puente de diciembre y fuimos a Santander con las niñas y amigos que conocían muy bien la zona y que nos organizaron tres días geniales en los que pudimos disfrutar de los niños, de los amigos y de la tranquilidad. El colmo fue que tuvimos un tiempo espectacular, con sol y calor… ¡más no se puede pedir!

Os cuento un poco qué hicimos por si os planteáis visitar esta preciosa ciudad. ¡Ah! ¡Que no se me olvide! No os podéis volver sin unas anchoas y unos sobaos. De dieta lo que se dice de dieta no son pero oye… ¡que estamos en Navidad!

El primer día dimos un paseo andando hasta el Faro. Un paseo precioso con vistas al mar en todo momento, con algún parque para jugar por el camino y contacto directo con la Naturaleza. Gente corriendo, otros paseando a los perros y muchos simplemente disfrutando del aire libre y de unas vistas de locos.

img_6406img_6413

Luego fuimos al Palacio de la Magdalena. Tienes que dejar el coche antes de llegar en una zona habilitada y de camino al Palacio tienes un parque con animales estupendo para los niños. El Palacio de la Magdalena es precioso, al menos desde fuera porque no entramos. ¿Visteis la serie Gran Hotel? Aquí se rodó. Comimos en un restaurante maléfico de cuyo nombre he querido olvidarme y fuimos a tomar un café (y ver el partido de fútbol (no me acuerdo ni quien jugaba)) a la cafetería que está al lado del Faro. Dentro del Faro tienen una pequeña exposición de pinturas y  objetos relacionado con el Faro que se ve en unos minutos y está bien.

Cenita de picoteo en casa de nuestros amigos y ¡a dormir! ¡que todavía somos pequeños!

El segundo día hicimos un recorrido por las playas de la Costa Quebrada, muy cerca de Santander. Impresionantes paisajes, vistas… un espectáculo. Comimos en el Mesón Dos Pozos y Jimena, conocido por su cocido montañés y pimientos rojos asados. Comimos muy bien y lo mejor es que tiene un parque dentro del restaurante del que los niños no querían salir. Por la tarde fuimos al centro de Santander, nos montamos en un tío vivo y en la Plaza Porticada los niños pudieron saltar en camas elásticas (de estas en las que van enganchados como un tirachinas) y patinar sobre hielo. ¡Estamos reventados! Esta vez cenita express en el hotel, que no damos para más.

El tercer día excursión al Parque Natural de Cabárceno. Otro paraje increíble. Tienes espectáculos como la de los leones marinos o la de aves rapaces y un recorrido que haces en coche siguiendo un mapa para ver a los animales en su hábitat. Puedes comer dentro en algún restaurante o sitio de comida rápida. Recomendaría revisar los horarios de los espectáculos a los que quieres asistir y hacer cuanto antes el recorrido en teleférico, que te da una visión global del Parque. Nosotros nos entretuvimos y después del espectáculo de las aves el teleférico ya había cerrado… ¡Vamos a tener que volver!

En fin… que gracias a los organizadores tuvimos tres días increíbles que nos dejaron con ganas de más. ¡Una ciudad muy recomendable!

 

 

Una boda en el jardín. Detalles especiales en un día para recordar.

¡Y ya estoy de vuelta! Este fin de semana he estado en una boda divertida, emotiva… llena de detalles que siempre recordaremos. ¿Os cuento?

Primero os sitúo: Las Palmas de Gran Canaria: sol, alegría, gente abierta y disfrutona… en el ambiente ya se mascan las ganas de pasarlo bien.

La pareja que se casa tiene un niño de un añito… Ufff… ¡Comestible con su pajarito, tirantes a juego y unas All Star rojas! El peque entró en la iglesia con papá, alucinó cuando entró mamá… Y tuvo sus momentos de protagonista durante todo el día. El resultado… Un consumo de pañuelos considerable 😋.

Me encantaron los tocados de las invitadas, la decoración de la finca donde de celebraba (Finca El Escudero en Santa Brígida), la organización de la boda que corrió a cargo de B de Brisson, la música en vivo del grupo de músico rockero Macaronesia

Mil detalles que seguro que sirven de inspiración para quien esté pensando en organizar una boda o fiesta en el jardín. Os dejo con las fotos.

¡Feliz semana!

img_3964-1
Rincón de quesos de los que dimos buena cuenta durante el cocktail
img_3960
Cada macetita… una mesa con los nombres de los invitados
img_3959
Rincón para sacarnos fotos con mensajes divertidos, y con fotos antiguas de la familia de los novios
img_3948
Nada más entrar podías ponerte unas fundas para los tacones, para no clavarte en el césped ni estropear los zapatos
img_3945
¿Hace un sol espléndido? Los hombres tenían sus sombreros y las mujeres sus sombrillas. Sin excusas para disfrutar del jardín.
img_3966
¿Quieres cerveza? ¡También puedes elegir!

Tocados increíbles y súper elegantes llenos de color, la mayor parte de Jimmy Martín (Las Palmas). El mío es de Tocados Lliso (Madrid) pero de hace ya unos años. Mucho más sobrio, pero que también me encanta.

Por supuesto no nos quedamos a dormir… ¡porque no nos dejaron! Me encantó la sutilidad con la que nos informaron. 😉

¡Cómo me lo pasé! Conocí gente simpática, cariñosa, divertida… y por supuesto disfruté como una enana con los que ya conocía.

Y aqui la menda merenda… que sólo estrenaba clutch (de Accesorize). El vestido es negro con brocados dorados de Blanco y los zapatos son de Maria Mare.

Juguetes para que los niños se entretengan al aire libre. ¡Se acabó el descanso!

Yo suelo decir que los padres de nuestra generación nos preocupamos demasiado de entretener a los niños. Parece que los tenemos que tener siempre ocupados, y en cuanto no les dirigimos hacia una actividad concreta viene el “¿y ahora qué hago? ¡me aburro! ¡juega conmigo!”. No les dejamos pensar ni aburrirse y acabamos con su creatividad.

Y el verano es perfecto para que salgan al jardín, a la piscina, al parque o a donde sea y dejen volar su imaginación. Eso sí, como siempre, hay algunos juegos/juguetes/utensilios/gadgets que pueden fomentar su creatividad, entretenerles y ayudarles a socializar. ¿Os doy algunas ideas?

  • Cartas. A mi personalmente las del UNO son las que más me gustan, y además ahora están disponibles en versión H2O… ¡no se estropean con el agua!
  • Globos de agua. ¿A quién no le ha divertido una guerra de globos de agua? Eso sí… les cuesta aprender a hacer el nudito de los globos sudores. Y cuando llega la peque de la casa con 2 años y en 20 segundos acaba con el arduo trabajo de la mayor… se arma la marimorena.
  • Balón para globos de agua. Divertido porque tienen dentro unos pinchos que hacen que cuando menos te lo esperas el globo del interior explote y… te cale entero.
  • Pistolas de agua. Que siempre van acompañadas de “¡¡¡a los ojos no!!!” pero dan mucho juego.
  • Comba. Individual o más larga para que puedan jugar más. ¿Cuántas horas de nuestra vida habremos pasado jugando a la comba?
  • Palas. Hay multiples materiales tanto de las palas como de las pelotas en función de la edad de los niños, así que… ¡seguro que encuentras las tuyas!
  • Frisbee. Este ya depende de la destreza de los niños, pero es muy entretenido.
  • Pelota o balón. ¡Una simple pelota! para jugar al fútbol o simplemente a pasar en la hierba o en el agua.
  • Saltador. Al más puro estilo “Ruperta del 1, 2, 3”.
  • Casita, tobogán, columpios, balancines, tirolinas, una canasta, un arenero con cubos y palas… todo les entretiene.
  • Pomperos. En la hierba por lo menos evitas manchas para toda la vida en el suelo de tu casa.

¡A disfrutar!

Una idea de cena en casa de picoteo a base de “pintxos”

¡El viernes tocó cenita en casa! Invitamos a 4 amigos así que eramos 6. Un número perfecto para que haya ambientillo sin perderte en conversaciones cruzadas, genial.

No me gusta nada preparar platos que tenga que calentar a última hora, o que me exijan estar levantándome a servir. Porque al final estoy más pendiente de que todo esté en su momento que en disfrutar de los amigos, así que… ¡Cena de picoteo! ¡Nos encantan los pinchos!

Esta vez preparamos (no os pongo las recetas porque son cosas súper sencillas, sólo algún detalle que igual hago diferente):

gildas (5 para cada uno, ¡siempre vuelan!). Son las típicas banderillas con aceituna-gindilla-anchoa-aceituna. Una vez montadas echo por encima un poco de cebolla y un diente de ajo picaditos. Luego un poco de vinagre de vino (o módena) y aceite. Unmmmm.


– vasitos de salmorejo con huevo duro y jamón picado (puestos a parte para que cada uno se sirviese lo que quisiera). Usé la receta de la thermomix pero con menos ajo.


croquetas caseras de jamón york y huevo duro. Ojo que hay que freirlas en mucho aceite muy muy caliente y sólo unos segundos. Si no está muy caliente os pasará como a mi (se me “desparramaron” un poco). El sábado las volví a hacer y quedaron perfectas.

pincho de queso de cabra con cebolla caramelizada. Sobre una tostada, meto el queso unos minutillos en el horno para que se derrita un poco. Luego le pongo la cebolla caramelizada por encima.

huevos de codorniz rellenos de mayonesa y bonito. Los huevos rellenos de siempre, pero en versión “mini”.


– foie con tostadas con arándanos (cada uno que cogiera la tostada y la “cargase” como quisiera)


pincho de txatka (palitos de cangrejo desmigados) con mayonesa

  • berberechos (teníamos unos buenísimos que tenían que probar!)
  • tortilla de patata (un clásico)

  • tarta de queso de postre (éxito asegurado)

tarta de queso

– para la copa bombones Lindor de Lindt (mis preferidos), lacasitos y un cuenquito de gominolas y regalices de Haribo (debilidad de una de las invitadas). Se me olvidó sacar foto… Así que os dejo la de los “restos”! 😂


No sobró casi nada y nos pusimos… ¡Finos! Y yo (bueno, creo que todos) disfruté muchísimo sin nada de estrés. Lo único que hubiera cambiado es hacer la tarta de queso en vasitos individuales. ¡Así no tienes ni que servir la tarta!. ¡Totalmente recomendable!

¡Espero que tengais una fantástica semana! 😘